Normas de las rutas.

Aquí se recogen una serie de normas para el correcto funcionamiento de las rutas. 

  • Los participantes en las actividades deportivas, deberán seguir las indicaciones facilitadas por los responsables de la actividad, especialmente en las recomendaciones en materia de seguridad y prudencia, exigibles en función del recorrido.

Los participantes no podrán imponer un cambio en la ruta a seguir, salvo consentimiento del guía, ya que no perderá responsabilidad que le corresponde en el resto de la actividad.


  • Todos los que participen en las rutas deben colaborar para el correcto desarrollo de las mismas, siguiendo en todo momento las indicaciones del guía y responsable de la ruta, y llevando un ritmo adecuado para mantener el orden del grupo.


  • Es obligatorio el uso del casco para participar en las rutas organizadas, sea cual sea el tipo de recorrido que se realice. No se permitirá la participación de aquellos que no lo lleven o no lo usen adecuadamente.


  • Además de los elementos de seguridad, cada participante deberá ocuparse de que su bicicleta esté en perfecto orden mecánico para la ruta. Asimismo, cada participante habrá de portar un equipo básico, compuesto de agua y alimentos adecuados a la duración de la ruta, así como los útiles mínimos necesarios para su reparación: bomba de inflar, cámara de repuesto y útiles para arreglar pinchazos, siendo también recomendables multiherramienta, tronchacadenas y teléfono móvil.


  • En los tramos que discurran por vías rurales (pistas forestales, cañadas, sendas, etc.), se seguirán los caminos marcados. Se cederá el paso y se respetará al resto de usuarios de estas vías (personas y animales), y se observará el cierre de las verjas y puertas que se vayan abriendo tras el paso del grupo.


  • Cuando el grupo circule por vías asfaltadas, urbanas e interurbanas, se habrán de cumplir estrictamente las normas establecidas en la legislación vigente, Ley de Tráfico y Código de Circulación (Real Decreto 1428/2003, de 21 de noviembre).


  • Todos los asistentes deberán respetar la Naturaleza, evitarán deterioros en el medioambiente y no arrojarán basura.


  • Todos los participantes de la marcha deberán poseer, a modo individual, de un seguro de responsabilidad civil que cubra los posibles daños a terceros y por un seguro de accidentes que tenga, como mínimo, las coberturas del seguro obligatorio deportivo. La organización no se hará responsable de los daños ocasionados por los participantes a terceros.


  • La asistencia a las rutas supone la aceptación de estas normas.